Lambonlandia (Parte I)

Posted on

El por qué los apellido Pala y Digger serán los favoritos antes de ti
archivo    Luego de mi larga estancia fuera de la vida “Bloguística” sumándole el mes de vagancia para escribir, volvemos a la vida común; común cabrón. Ha pasado tanta pendejá en Puerto Rico que ya ni me sorprende. Mi vida sin las drogas nunca había sido tan surreal. Un día un médico amigo mío me dijo “Sabes que en esta isla para vivir día a día te tienes que meter alguna cosa, aunque sea recao verde”. Curioso porque leo a nuestro compañero Merdócrata escribir un artículo el día de ayer llamado “Molusco y el Trol-Gobierno” en el que el secreto del éxito en PR es muchas veces ser un welebicho y un lambón.
Durante muy poco tiempo una agencia del gobierno me contrató para trabajar en lo que realmente había trabajado antes de ser guardia de seguridad: archivero. Era la misma paga pero con la promesa de que a los 6 meses me iban a contratar en ese dicho lugar. Conmigo entraron 2 muchachos mucho más jóvenes que yo, un joven trabajador social y el sobrino del presidente de la compañía que me acogió .Ya saben cómo va la cosa. Del saque, 2 de nosotros comenzamos el primer mes trabajando 15 horas a la semana y uno 32. De por sí es jodón para una persona que tiene deudas trabajar 15 trapos de horas.images

Algo que me fijé y que me supo a Keystone caliente es que 2 de nosotros durante un mes y medio no habíamos cobrado. Entonces “El Sobrino” había ya cobrado 2 cheques. Creo que incluso con el mime de cerebro de Maripily se tenía que dar cuenta de lo que sucedía. Esa tarde me llama el joven “TS” encabronao:

-Vamos a llamar a la agencia porque ya va un mes y medio que nosotros no cobramos y yo necesito cobrar el dinero, estoy atrasado en todo.
-Tranquilo, yo llamo allá
Entonces llamé a la agencia y después de esperar 4 horas con 45 minutos a que me atendieran, el que manejaba nuestro caso estaba de vacaciones (PUÑETA me cago en las chanclas de San Lázaro) y me les puse malcriao y guapetón, amenazando que tenía papeles de loco. Entonces me dieron la información privilegiada y desconcertante:
-Sr. Alicea es que usted no ha cobrado porque aparece que su supervisor el Sr. Rijos no le ha aprobado las horas desconocemos las causas.
-¿Armando Rijos el presidente?
-No, caballero, Emmanuel Rijos .
-Ahhhhhhhhhhh el sobrinito. está bien gracias y disculpe por descargar algo de molestia por el teléfono

descargaEl hijo de la gran puta nos había cogido de pendejos, lo ascendieron a supervisor del programa en el que éramos partícipes y el en el cual entró al mismo tiempo que nosotros. Al otro día llegué temprano, con el periódico El Regional en mano; entonces llegó el muy elegante hijo de puta con las secretarias y el personal docente riendo y con café en mano. Entonces intercambiamos palabras:
-Vaya Don ¿to bien?
-¿Tu eres el que maneja nuestras nóminas online?
-Sí
Entonces me metí con el periódico haciendo un papelón en la oficina.
-“¡PUES ENTONCES PILAEMIELDA APRUÉBANOS LAS HORAS!”. Grité

Todos se quedaron con los ojos abiertos y patidifusos. Le metí con El Regional en la cabeza como si fuera un perro (conste que yo soy un DogLover). El muchacho agachó la cabeza prendió su Tablet y nos aprobó todo a la patá.
-Usted nos va aprobar las horas según las semanas que pasen y no me vuelva a decir Don.

Sale el de mantenimiento y me dice que el tipo ese no sirve y que nadie se atrevía a decirle nada porque como es sobrino del jefe grande le tienen miedo y le ríen las gracias. En eso llegó el “TS” preguntando qué pasó y le dije “ganamos el primer round nos aprobaron las horas; siéntate y espera el desquite que nos van hacer la vida a cuadritos”.

Lambón

Continuará….

Dile NO a la lambonería

Anuncios

3 comentarios sobre “Lambonlandia (Parte I)

    bboyvladimirts escribió:
    septiembre 14, 2014 en 3:55 pm

    El desquite va a ser la segunda parte de este post. Te quedó cabrón. Malditas palas.

    merdocrata™ escribió:
    septiembre 14, 2014 en 5:23 pm

    Tremenda historia de superación y de demostrar quién es el verdadero jefe. No te dejes joder. Continúa la segunda parte.

    […] de eso pero después del primer capítulo Lambonlandia recuerdo el Sr. Rijos diciéndole a su sobrino en la puerta de los archiveros (única parte del […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s